El Pleno del Ayuntamiento aprueba el Plan Económico Financiero para el período 2017-2018

  • Se enviará por correo una copia del PEF al Ministerio
  • El Ayuntamiento ha ido notificando semanalmente desde noviembre las retenciones presupuestarias requeridas por Hacienda
  • La situación financiera del Consistorio registra un superávit de más de 1.000 millones de euros, tiene un plazo medio de pago a proveedores de 9,5 días y finalizará 2017 con una reducción de la deuda acumulada en 471 millones de euros

El Pleno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado hoy, lunes 18 de diciembre, un nuevo Plan Económico Financiero (PEF) para el periodo 2017-2018, en el que se establecen los límites de los presupuestos para ambos años. Con esta medida, el Consistorio da cumplimiento a los requerimientos del Ministerio de Hacienda y Función Pública.

El PEF será remitido al Ministerio de Hacienda y Función Pública de manera inmediata, que cuenta con un plazo de dos meses para analizar y dar respuesta al documento.

Refrendado con 34 votos a favor y 16 en contra, el nuevo PEF plantea la financiación dentro del marco legal. Tras su aprobación definitiva, el Gobierno municipal espera que pronto se desbloquee la situación de tutelaje por parte del Ministerio de Hacienda en que se encuentra el Ayuntamiento de Madrid desde el pasado noviembre. Y que el Tribunal Superior de Justicia levante las medidas cautelares que paralizaron las Inversiones Financieramente Sostenibles.

Regla de gasto

El pasado mes de septiembre el Ministerio remitió una comunicación a todos los ayuntamientos afectados por el incumplimiento de la regla de gasto en el ejercicio pasado (se calcula que son entre 600 y 800 municipios los que se encuentran en esta situación en todo el Estado) reclamando un Plan Económico Financiero que planteara medidas para garantizar la estabilidad financiera.

La regla de gasto es una limitación establecida por la Ley de Estabilidad Presupuestaria, que impide a los ayuntamientos aumentar el gasto público más allá de una tasa de referencia basada en el crecimiento de la economía española. El cálculo de esa regla fue diseñado en un periodo en el que la mayoría de corporaciones locales incumplían los objetivos de estabilidad presupuestaria y en el que se consideraba prioritario contener el gasto público local.

El Gobierno municipal considera que la interpretación que hace el Ministerio de la regla de gasto es injusta y restrictiva, y subraya la necesidad de modificarla, especialmente en el caso de administraciones saneadas. Es el caso del Ayuntamiento de la capital, cuya situación financiera registra un superávit de más de 1.000 millones de euros, cumple con el plazo medio de pago a proveedores (9,5 días) y finalizará 2017 con una reducción de la deuda acumulada en 471 millones de euros. El ratio de deuda viva en relación a los ingresos corrientes liquidados se sitúa este año en el 78,2% y será del 55% en 2018. /

 

Texto y foto: Ayuntamiento de Madrid

Comentarios de Facebook

Publica un comentario